Desde el tercer sector y para 100 entidades del tercer sector

En verano de 2012 la crisis económica ya había afectado de lleno al ámbito de las organizaciones no lucrativas y muchas de ellas repensaron su futuro definiendo nuevas estrategias para afrontarlo. La necesidad y el deseo de volver a conectar con la sociedad, con la gente, de legitimarse y fortalecerse de nuevo, requerían poner más atención en las relaciones entre las entidades y sus bases sociales. Esto implica gestionar bien una cantidad creciente de información: conocer bien a cada persona con la que se trata es necesario para ofrecer a cada una lo que espera. Asimismo, poder construir una mirada global basada en datos objetivos ayudaría a tomar mejores decisiones.

CRM.

De repente, estas tres letras se convierten en una especie de oráculo. Sin embargo, no es nada nuevo. En muchos otros ámbitos y países ya es una tecnología madura y consolidada, pero en España el mercado no ofrece soluciones que sean, al mismo tiempo, asumibles y eficaces. ¿Y si nos lo hacemos nosotros?

Desde el sector y para el sector. No sólo desde el conocimiento que tenemos de las entidades, sino, y sobre todo, desde el deseo que tengan el mayor impacto posible en sus respectivas misiones. ¿Cómo podemos ayudarles? ¿Cómo podemos ayudarnos?

Buscamos complicidades y compromisos. Ni subvenciones ni rondas de financiación. La propuesta es un proyecto también no lucrativo, autosostenido por el propio sector desde la conciencia de su necesidad y con voluntad de hacerlo accesible a todo el mundo. Empoderémonos a través de la tecnología. Aprendamos de ella y crezcamos juntos. Generemos también nuevos modelos de actividad económica. Redistribuyamos recursos entre entidades. En junio de 2012 una docena de organizaciones dieron un paso adelante y constituimos SinergiaTIC.

Durante el mes de octubre de 2013 entra en servicio la primera versión de SinergiaCRM. El año termina con una veintena de entidades asociadas al proyecto. Desde entonces cada año ha habido un crecimiento neto positivo de organizaciones que se han ido añadiendo hasta que en julio de 2019, ¡hemos alcanzado la cifra de cien entidades! De aquí, de allá y de más allá. De todos los tamaños y misiones. Con un equipo de diez personas tratando de hacer que todo funcione cada día. Con muchas ganas de seguir trabajando. Y con muchas ideas, a veces pensamos que demasiadas. Nunca nos hemos puesto objetivos numéricos en cuanto al crecimiento. Siempre lo hemos dicho: no queremos ser muchas, queremos que las que estén encuentren valor y sentido. Y las puertas abiertas a quien se quiera sumar. Justamente por eso, porque la filosofía del proyecto no va de números, nos hace aún más ilusión que ya seamos cien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *